Así fue como creamos MIEL

Por: Maria Esquivel

03/19/2020

Nuestro programa de incubación de emprendimientos (como todas las cosas lindas de la vida) no se creó de la noche a la mañana. Hay quienes dicen que MIEL ya se había gestado hace unos cuantos años, ahí nomás del nacimiento de Njambre y sus ganas de aplicar metodologías de innovación social para combinar desafíos globales con empresas de impacto.

 

¿Por qué lo creamos?

A lo largo de nuestra historia en Njambre emprendimos, nos equivocamos y volvimos a emprender. Eso nos dejó muchísimos aprendizajes que fuimos internalizando, sistematizando y probando. También nos tocó acompañar a quienes hoy están emprendiendo y generando impacto y, a partir de esa experiencia, entendimos mejor el ecosistema emprendedor y los desafíos que plantea nuestro país y el mundo actual.

Vivimos en primera persona las dificultades que se plantean en los distintos momentos del camino emprendedor y buscamos la manera de capitalizar esos aprendizajes. Armamos nuestro curso virtual, pensado para acompañar a emprendedores durante todas las etapas, desde el surgimiento de una idea hasta el análisis minucioso de un modelo de negocio que se alinee al impacto social o ambiental que genera y lo haga económicamente viable y sostenible.

Conocimos iniciativas públicas y privadas que fomentan el surgimiento de ideas y financian emprendimientos, sobre todo, en su etapa más inicial. Y nos dimos cuenta de que había una enorme cantidad de proyectos que ya estaban en marcha y creciendo, pero se encontraban con grandes dificultades en su implementación, en sus equipos y en su escalabilidad, tal como nos había pasado a nosotros.

Nos propusimos capitalizar nuestra experiencia y compartir nuestros conocimientos y ahí fue cuando apareció Facebook en nuestro camino y nos brindó su apoyo para crear MIEL. Queríamos hacer un programa que buscara profundizar el impacto sin descuidar la sostenibilidad económica del negocio y, especialmente, que estuviera muy alineado con el deseo del equipo que emprende.

Madurar el impacto, el emprendimiento y el liderazgo. De eso se trata este programa, de un proceso de maduración y de profesionalización para quienes hoy ya están en el barro y se animan a mirar con lupa sus procesos, sus modelos y sus objetivos para profundizar su impacto, su escalabilidad y sostenibilidad en el tiempo.

 

¿Cómo lo armamos?

Para empezar, nos espejamos en Arbusta, una empresa de impacto que nació del una iniciativa de Njambre en 2013, con 10 empleados y que hoy ya tiene más de 300. Vivimos de cerca y fuimos parte de los desafíos a los que se enfrentó la empresa en estos años: el crecimiento a una velocidad mayor que la planeada, la importancia de armar y cuidar el equipo, la necesidad de profesionalizar la operación, los canales para llegar a nuevos clientes y la importancia de establecer una estrategia comunicativa.

Mientras tanto, llegaban a nosotros potenciales emprendedores MIEL que nos ayudaron a pensar qué procesos, dinámicas y herramientas necesitaban. Y finalmente, leímos, leímos y leímos sobre emprendimientos de impacto en nuestro país y en el mundo. Nos capacitamos con herramientas de todo tipo y capitalizamos nuestra experiencia pensando qué nos hubiera gustado que nos explicaran a nosotros en los momentos más turbulentos de nuestro camino.

 

¿Con qué nos encontramos?

Quisimos empezar de a poco. Lanzamos el programa en tres provincias y abrimos la convocatoria no solo a emprendedores sino también a cooperativas o unidades de negocio con impacto dentro de empresas tradicionales. Al poco tiempo nos sorprendimos con la cantidad de emprendedores haciendo cosas increíbles en Argentina. No nos imaginábamos que había tanta sed de este tipo de programas y tantos modelos tan diversos en nuestro país.

Recibimos 158 postulaciones en solo tres provincias y confirmamos que era necesario un espacio de profesionalización para los emprendimientos que ya están en marcha. Encontramos mucho más de treinta negocios que están generando transformaciones realmente profundas.

Conocer a los emprendedores de MIEL nos dio una especie de radiografía de lo que pasa en nuestro país. Los desafíos de la industria textil, la empleabilidad para personas con discapacidad y la dificultad que tienen los productores en comercializar sus productos son solo algunos de los temas que se repiten en los distintos equipos y nos hablan de los temas sobre los que queremos trabajar para transformar nuestro país entre todos.

 

Si sos parte de una empresa y te gustaría hacer que MIEL y nuestras metodologías lleguen cada vez a más emprendedores, esperamos tu mensaje. 

Si trabajás en una empresa de impacto o estás emprendiendo, todas nuestras herramientas son libres para ser usadas por vos en nuestra web. Te invitamos a recorrerlas y a seguir nuestras redes porque siempre estamos diseñando algo para vos.

 

Compartí la nota en redes