El Mago: Transformarse para cambiar la realidad

Por: Paula Cardenau

05/17/2020

«Las palabras son, en mi no tan humilde opinión, nuestra más inagotable fuente de magia, capaces de infringir daño y de remediarlo».

Albus Dumbledore, en Harry Potter y la piedra filosofal.

A lo largo de la historia, el Mago ha sido llamado por muchos nombres: chamán, sanador, hechicero/a, adivino, sacerdote, sacerdotisa. El equivalente moderno de este “rol” lleva otros nombres: médico, psicólogo, counselor, coach, reikista, y también músico, pintor, escultor, artista. ¿Por qué decimos que todas estas profesiones –y tantísimas más- tienen algo que ver con la magia? 

Porque todas involucran la función principal del Mago: transformar la realidad a través de un cambio de conciencia. El Mago sabe que debe cambiar la propia conciencia primero, para lograr y promover un cambio en la realidad que lo rodea. 

El mundo es uno y está íntimamente interconectado, las transformaciones de cada uno producen cambios en el mundo, y los cambios del mundo también nos transforman. En esto se basa la energía “mágica” de este arquetipo. 

En las sociedades modernas, a veces un poco lejanas a esos momentos de magia y conciencia interior, podemos (¿debemos?) encontrar aquello que nos ayuda a entrar en contacto con lo más profundo de nosotros mismos, y despegar por un rato de la visión mecánica y materialista que habitualmente guía nuestras horas. Para algunos será la música, para otros la meditación, la jardinería, el baile, el silencio. Lo importante es poder percibir qué le pasa a nuestra forma de mirar cuando accedemos a esos estados, y cómo esto modifica, de manera muy concreta, nuestra realidad.

Para el Mago, lo sagrado no está más arriba sino en el corazón de todo: la sociedad, la Tierra, el cosmos, nosotros mismos. Su trabajo es comprender esa interrelación entre lo micro y lo macro, entre la realidad de una persona y el sistema que la rodea y, haciendo consciente esa relación, dar lugar al surgimiento de nuevos escenarios de abundancia. 

¿Por qué es importante en un emprendimiento? 

En el Mago radica la esencia de todo emprendimiento: el mago entiende que para transformar la realidad es necesario un cambio de conciencia. Solo cambiando nuestra propia conciencia primero podremos transformar las de quienes nos rodean. La energía del Mago es la que nos impulsa a ver cómo todo está íntimamente interconectado: nuestras transformaciones producen cambios en el mundo y viceversa. 

 

En el equipo de una empresa de impacto, el mago es fundamental porque es quien mantiene la gran visión, quien tiene la mirada puesta en el futuro, en lo que todavía no conocemos, en el sistema en el que está inmerso el emprendimiento. El Mago es quien invita a cada una de las personas del equipo a recorrer los caminos que las conecten con lo más profundo de su ser porque entiende que si queremos generar un cambio de consciencia en la realidad, primero tenemos que cambiar la nuestra.

 

Puede que el mago te parezca un “flashero” pero creenos: ¡su presencia es muy valiosa en un equipo!

 

¡Ojo! Estamos hablando de la energía del Mago, o sus características. Todos tenemos algo de Mago y algo de todos los arquetipos, y puede ser que alguien “se ponga” más Mago en determinadas circunstancias. No somos algo definido e inmutable, somos un enorme potencial de posibilidades.  

 

¿Cómo es el Mago? 

 

Un buen Mago procurar estar siempre en contacto con la gran visión, con el problema que queremos resolver, con el impulso inicial que nos mantiene vivos y mantiene vivo al emprendimiento, Pero tal como se representa al mago de las cartas de tarot (con una mano hacia arriba y otra hacia abajo), las personas que desarrollan esta energía canalizan su visión y su inspiración, pero aterrizan esos mensajes y les dan cuerpo en la vida cotidiana. 

 

Solo podemos conectar con la fuente si hallamos el camino espiritual que es verdaderamente nuestro. El Mago nos acompaña a ser la mejor versión de nosotros mismos, para que esa mejor versión sea la que día a día busca resolver los desafíos que nuestros emprendimientos se proponen. Así es como el Mago transforma la realidad. 

 

El emprendedor Mago:

 

  • Abraza el fluir, soltando el miedo y la inseguridad.
  • Confía en el propósito de cada momento, desde la aceptación y la esperanza.
  • Practica la gratitud, celebra cada pequeño avance del proyecto. 
  • Encuentra la oportunidad donde casi todo el mundo encuentra problemas.
  • Transforma la oscuridad en luz con todos los medios a su alcance: la contemplación, el rezo, la meditación, la visualización y, sobre todo, el amor.
  • Sabe pedir claramente lo que se necesita, aprende a comunicarlo sanamente.
  • Se siente merecedor de una vida bella y abundante, celebrando la vida todos los días. Recuerda, cada vez que puede, que las oportunidades de crecimiento, conexión y disfrute son infinitas.

 

El Mago en sombra

Como todos los arquetipos, el Mago tiene sus luces y sus sombras. Y es que esta magia que tanto lo caracteriza y que resulta tan inspiradora para el mundo, puede caer en algunos patrones negativos, si no está correctamente encauzada.  La sombra del Mago es una de las más temidas, porque puede hacer mucho mal a otros y, principalmente, a sí mismo.

 

El manipulador: “No estás viendo las cosas como realmente son, el camino es otro“

El maltratador: “No naciste para esto”

Compartí la nota en redes