“Desarrollo de talento para el impacto”

“Desarrollo de talento para el impacto”

Por: Paula Cardenau 

Durante mucho tiempo estuve convencida de que el talento para emprender con impacto se tenía o no se tenía. Para comprobación estaba yo misma, que entre mis 20 y mis 30 tenía una mirada sobre mí misma de que mi estilo de liderazgo era de servicio, de acompañar a otros genios emprendedores sociales, sin darme cuenta que había emprendido e innovado con impacto en infinidad de maneras posibles.

Con el tiempo entendí que el talento -a veces evidente, a veces oculto dentro nuestro- se entrena, y la confianza para emprender se gana. Y que si, además, queremos generar impacto real y cambiar las reglas de juego de un sistema, necesitamos comprender nuestro contexto -no solamente de un modo intelectual, sino también, y sobre todo, experiencial- y nutrirnos de personas con diferentes saberes y vivencias a los nuestros.

En Njambre, nuestra experiencia de construir empresas y acompañar emprendedores de impacto, nos enseñó qué talento se necesita, y cómo develarlo. Por eso diseñamos una metodología de Desarrollo de Talento para el Impacto con algunas características propias de lo que vivimos en nuestros equipos: (a) no enfoca en el liderazgo unipersonal sino en el de equipos emprendedores, (b) acompaña en la combinación de talentos muy distintos y experiencias diversas que se requieren para habilitar el nacimiento de modelos nuevos, (c) anima a transitar tensiones y a desandar prejuicios y miradas preconcebidas, (d) promueve la estrategia emergente, fruto de combinar visión a largo plazo y resultados muy claros, pero a la vez una escucha importante al contexto que nos desafía a no tener planes lineales, (e) estimula a encontrar procesos no tradicionales para lograr maximizar nuestro impacto sin transar con la efectividad ni la eficiencia, y (f) alienta las conversaciones de todo tipo, entre otras dimensiones.

Por sobre todo, emprender para que un sistema sea más justo para todos es un camino de profunda transformación personal. Lo veo parecido al Camino del Héroe (¿Heroína?) de Joseph Campbell. Miremos las tres etapas clave del viaje: la partida, la iniciación y el retorno. En la partida, la heroína está viviendo su vida normal, y algo pasa, percibe una “llamada” que de pronto la saca de su mundo conocido. El paralelo con una agente de cambio es una realidad que incomoda, un no estar cómoda con el funcionamiento de un sistema, la determinación de generar una solución. En la iniciación, la heroína arranca el viaje en un ámbito incierto. En un estado liminal, ya dejó atrás lo conocido pero todavía no llegó a ninguna parte. Enfrenta varios obstáculos, finalmente llega a su destino y, transformada, emprende el camino de vuelta. El correlato en la innovación de impacto es explorar y probar modelos nuevos, seguir intuiciones, testear modelos, iterarlos. Durante el proceso, enfrentarse con dudas, prejuicios, fuertes resistencias del status quo. Hasta que finalmente, emerge el modelo nuevo. El retorno significa, para la heroína, volver con lo conquistado a reintegrarse a la comunidad, y para la innovación de impacto, convertir un modelo en un nuevo paradigma.